potaje de vigilia, sabor y tradición

Actualizado: 24 de may de 2019


Cocina de siempre

Amplío foto para que veas bien el huevo, el majado y demás ingredientes

La cúrcuma considerado un "súper alimento" realza el sabor de este plato. Pruébalo


Fantástica receta de mi abuela mejorada con el tiempo y los cambios en la alimentación, siempre intentando incorporar nuevos aportes de vitaminas y salubridad.


Para 5 personas,

Necesitas:


500 gramos de garbanzos puestos en remojo 12 horas, con una pizca de sal quedarán mejor

4 huevos cocidos

1 zanahoria

1 cebolla mediana

1 patata mediana-grande

1 tomate

2 cucharadas de aceite, sal

Un puñado de espinacas frescas troceadas

Pimienta en grano

Pimienta molida

Una cucharada sopera (rasa) de cúrcuma

Una cucharadita pequeña de pimentón dulce


Con suerte han llegado 12 a la mesa

Para las albóndigas de bacalao:

200 gramos aprox. de bacalao fresco

200 gramos de pan de pueblo

1 huevo grande

Aceite para freír

Sal


Rollito mortero, rollito de la abuela. Me gusta

Se me acabó el de manzana y he puesto al estragón. Buen resultado

Majado:

3 dientes de ajo

Pan frito, crutones, 30 gramos aprox.

Vinagre de sidra, un chorrito



Hacer un sofrito de cebolla y tomate pelado en las dos cucharadas de aceite. Ponemos el agua de manantial (muy importante siempre para cocer legumbres), añadimos la patata cortada en trozos desiguales, la zanahoria en rodajas, los garbanzos, la cucharadita de pimentón, la cúrcuma, sal, pimienta en polvo recién molida, unos granos de pimienta (yo los pongo de pimienta blanca) y por último las espinacas bien lavadas. Se cierra la olla rápida y se cocina 15 minutos.

Este tipo de receta es muy importante que repose unas dos horas (mínimo) antes de consumir.


Mientras se cuece el potaje preparamos las albóndigas, para ello ponemos en la thermomix el pan a trozos previamente remojado unos instantes en agua. Añadimos la cebolla troceada, el bacalao desmigado y un huevo. Trituramos todo y reservamos para freír poco antes de comer.

La tradición es meter 5 minutos antes las albóndigas en el potaje y dar un hervor, pero en casa a veces las ponemos al centro de la mesa y las comemos antes, durante o después.

Mis hijos las prefieren así y ya sabemos el poder de los críos cuando algo les gusta.


El majado se hace en mortero con los tres dientes de ajo chafados con sal ( yo les quito el corazón, para que no repita), cuando tenemos la pasta de ajo se añade el pan frito y lo rociamos con vinagre. Volvemos a chafar con el mazo del mortero todos los ingredientes para que se mezcle bien el ajo, el pan y el vinagre.


Los huevos una vez cocidos se pelan y se cortan a trocitos.


Presentación:

Pondremos en cada plato el potaje con el huevo troceado encima.

El mortero al centro de la mesa con las albóndigas para que cada cual se sirva la cantidad de majado al gusto y "las albóndigas al rico dedo"


Esta receta con las albóndigas la hago cada año en Viernes Santo y en alguna que otra ocasión ceremoniosa.

Normalmente comemos el potaje con el majado con mucha frecuencia pero sin albóndigas, pues es una comida sana y completa.


Espero que disfrutes de este plato lleno de sabor y tradición.




#sabor#tasty#lunch#yum#foodie


62 vistas2 comentarios