albóndigas con gambas y garbanzos

Actualizado: 25 de may de 2019


Mezcla explosiva de sabor.

Exquisita mezcla de sabores y texturas si te gustan las cosas exóticas. Hacía tiempo que cocinaba esta idea en mi cabeza y hoy por fin la he llevado a cabo. Nos ha encantado a toda la familia. Es un compendio de mis viajes por Portugal y compartir vida con un inglés, 24 años intercambiando culturas.

Parto de la base para crear este plato de una mezcla de nuestro cocido y el cous-cous marroquí que lo llevo haciendo muchos años y forma parte del día a día de mi familia.


Para el caldo:

1 muslo de pollo casero sin piel

1 filete de osobuco (con tuétano a ser posible)

1/2 paquete de garbanzos puestos a remojo 12 horas

4 zanahorias

1 calabacín mediano

2 ramas de apio

1 puñado de judías verdes

1 trozo de jengibre fresco del tamaño de una patata pequeña (1 bracito de la raíz mediano)

1 cucharada de cúrcuma

Pimienta y sal


Para las albóndigas:

La clásica receta de mi mami,

300 gramos ternera picada

300 gramos carne de cerdo picada

Perejil, piñones, ajos, sal, pan rayado

1 huevo

1/2 limón exprimido

Poner las carnes en un bol y mezclar con el huevo, la sal, el ajo picado (al gusto) y el perejil troceado. Cuando lo tenemos todo mezclado le exprimimos 1/2 limón para ablandar la carne y dar sabor, lo movemos un poquito para que penetre y ya añadimos el pan rayado. Yo lo hago un poco a ojo, la idea es que lleve bastante pan para que salgan blanditas. Se nota la masa hecha porque se despega de la paredes del bol y no se ve húmeda.


Para terminar el plato:

10 gambones rojos

Un poco de cilantro si te gusta este sabor

Cous-cous pre cocido (1 taza colmada) y una cucharada de mantequilla para soltarlo


Ya tenemos todo lo necesario para empezar con el plato.


Empezamos poniendo agua mineral en una olla (a presión), la ponemos en el fuego para que vaya calentando y añadimos el pollo, el osobuco troceado, el jengibre entero pelado, las zanahorias en rodajas, el calabacín en trozos grandes sin pelar, el apio a trocitos con la judía verde, la cucharada de cúrcuma con la sal y pimienta al gusto. Mientras esto va cogiendo calor hacemos la masa para las albóndigas y empezamos a darles forma redonda, cuando hierve el agua se ponen los garbanzos y cuando vuelve a hervir se van hechando las albóndigas de una en una (para que no se rompan). Cerramos la olla a presión y cocemos 20 minutos.

Terminamos este guiso dando un hervor de 1 minuto a los gambones para que no se nos pasen. Pueden ser descongelados o frescos, yo los he puesto descongelados.

En un bol aparte ponemos el grano de cous-cous con sal y llevamos agua a hervir, la agregamos al bol sobrepasando un dedo por encima del grano, dejamos que absorba 3 minutos y añadimos la cucharada pequeña de mantequilla, con un tenedor vamos abriendo el cous-cous que va cogiendo un tono brillante y un aspecto suelto. En 5 minutos (desde que pusiste el agua) lo tendrás listo.


Lo servimos en plato hondo al gusto de cada comensal y ponemos el cous-cous en medio como una montaña o a ambos lados como vemos en la foto si lo quieres bajo en carbohidratos. Si te gusta el cilantro espolvorea fresco en el momento de servir.


Te sorprenderá el sabor y aroma de esta nueva receta "made in love"


Si tienes alguna duda no dudes en enviarme un correo, te contestaré gustosa.




#lunch#food#intafood#delish#tasty



71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo